Sobre mí

Hoy en día tengo la gran fortuna de trabajar en lo que amo y lo que más disfruto hacer que son las terapias para el alma, acompañando a mis consultantes en procesos de transformación y sanación emocional, espiritual, física y energética.

Soy abogada de formación inicial y trabajé en el mundo corporativo durante 8 años. Tan pronto me gradué de la universidad, empecé a adentrarme más en el mundo espiritual y sentí una pasión que nunca antes había sentido y un gran asombro al darme cuenta que muchas de las cosas que en medio de mi racionalidad consideraba como “ciencia ficción” eran mucho más reales de lo que habría podido imaginar. Empecé entonces a formarme en diferentes terapias espirituales.

Me certifiqué como terapeuta con ángeles con Doreen Virtue en Hawai y estando allá viví una maravillosa experiencia con una compañera que propuso hacerme una regresión. A pesar de todos los miedos que este tema me generaba (por muchos mitos que posteriormente constaté que eran falsos), decidí hacerla. Esta experiencia fue profundamente sanadora para mí, entre otras cosas sané de manera inmediata una fobia a los gatos que tuve durante muchos años.

Fue tan impactante que sentí la necesidad de saber más sobre la terapia regresiva y cómo funcionaba. En ese momento vivía en Bélgica y trabajaba en gestión de fortuna en Luxemburgo. Decidí formarme como hipnoterapeuta para aprender a hacer regresiones y empecé un camino de formación en diferentes terapias de sanación emocional, energética y espiritual. Tuve la fortuna de asistir a un curso de regresión a vidas pasadas con el doctor Brian Weiss y de formarme y certificarme en EFT, Sanación Reconectiva, Flores de Bach, Tethahealing, Terapia Zen, Reiki, Ho’oponopono y terapia de duelo entre otras.

Cada vez sentía más fuerte el llamado de mi alma invitándome a hacer lo que me apasiona; acompañar a las personas en su proceso de sanación, guiándolas para que puedan encontrar las respuestas que necesitan en su interior y recordando el poder y los recursos que tienen para sanar haciendo consciente lo inconsciente. Desde el 2015 dejé el mundo corporativo para dedicarme exclusivamente a hacer terapias para el alma y a dictar cursos y talleres de diferentes temas.

Me siento profundamente agradecida y feliz de hacer cada día lo que más disfruto y presenciar maravillosos testimonios de sanación a nivel físico, emocional y espiritual, constatando cada vez más que el amor es la fuerza más poderosa que existe y que es capaz de sanar y hacer milagros.